NOM, un bien necesario y omnipresente

Siempre se tiene una cosa en mente cuando se compra un producto o se paga por un servicio: que sea de buena calidad y que cada peso que se gaste valga la pena. Esto es posible, entre otras cosas, en un mundo globalizado y en un país competitivo, gracias a las Normas Oficiales Mexicanas (NOM), que tienen la crucial labor de regular los estándares o procedimientos de producción de casi todo lo que se encuentra en la vida cotidiana.

Las especificaciones, rasgos, lineamientos, características o estándares de bienes, procesos, instalaciones, sistemas, actividades, servicios, técnicas de producción u operaciones son establecidas por las Normas Oficiales Mexicanas (NOM). Deben ser observadas por las empresas mientras prestan un servicio o venden un producto con un solo objetivo: mantener la seguridad de las personas.

El Gobierno Federal las estableció con tres propósitos: el primero, proteger los bienes naturales de México; el segundo, proteger las vías generales de comunicación como las carreteras y las telecomunicaciones; y el tercero, garantizar que casi todo lo que las rodea sea de suficiente calidad y seguridad para que las personas no sufran un accidente y que se cuente con la información necesaria sobre los productos para una mejor decisión de compra.

Basta con solo echar un vistazo alrededor para ver la importancia de las NOM. Si se encuentra en casa, por ejemplo, se puede ver que hay un sistema eléctrico que suministra energía a todo el complejo y que está construido con requisitos de alta calidad para evitar cortocircuitos y controlar el voltaje. Por ello, el riesgo de recibir una descarga que dañe los aparatos eléctricos es muy reducido.

Las Normas Oficiales Mexicanas (NOM) tienen una vigencia de cinco años y aseguran la calidad de todos los productos y servicios que los usuarios consumen diariamente. Además, deben ser producidas y consideradas por los Comités Consultivos Nacionales de Normalización (CCNN), que son grupos que trabajan en nueve secretarías y que agrupan a las instituciones que dependen de ellas.

Estos comités están conformados por funcionarios gubernamentales, académicos y especialistas en el tema. Del mismo modo, se incluyen proveedores de servicios, instituciones de investigación científica y comerciantes. Las Normas Oficiales Mexicanas son preparadas y emitidas por 16 entidades de normalización.

Actualmente existen 736 normas vigentes que buscan garantizar la seguridad, la calidad y el excelente servicio de todos los artículos y servicios que se utilizan diariamente.