¿Cómo debe ser el empaquetado perfecto?

Todo el mundo tiene que ir al supermercado al menos una vez a la semana. La mayoría de las veces se eligen diversos artículos de las estanterías y se colocan en el carrito sin fijarse en el origen ni en la información que se pueden obtener sobre estos productos. 

El objetivo de las NOM sobre información comercial es asegurar la exactitud y claridad de la información de las etiquetas, instrucciones, manuales, garantías, empaques y envases, con la finalidad de salvaguardar al usuario mexicano y su consumo de productos.


La NOM-050-SCFI-2004

Es la norma que rige la información comercial y el etiquetado de productos en general. Sustituye a la NOM-050-SCFI-1994, publicada en el Diario Oficial de la Federación el 24 de enero de 1996. Esta NOM cubre tanto los artículos nativos como los importados dirigidos a los consumidores mexicanos.

Aunque la NOM-050-SCFI-2004 cubre una amplia gama de artículos, es fundamental señalar que no se aplica en las siguientes situaciones:

  • Productos sujetos a reglas de información comercial bajo ciertas normas oficiales mexicanas o cualquier otra legislación aplicable (como juguetes, alimentos específicos, bebidas alcohólicas, productos de limpieza).
  • Productos a granel.
  • Libros, revistas y publicaciones periódicas (incluyendo audiocasetes, software, fonogramas, etcétera).
  • Las piezas de repuesto obtenidas a través de catálogos que contienen un número de pieza o código basado en la marca y modelo del producto, que estén destinados exclusivamente a su mantenimiento o reparación.
  • Otros productos que la autoridad competente determine con base a sus atribuciones.

¿Conoce la diferencia entre el envase y el embalaje de un producto? Esta NOM describe una serie de definiciones que no dejan ninguna duda sobre la identidad de un producto que se decide comprar y consumir, además de definir las partes que debe tener la presentación del producto para cumplir con las normas establecidas.

Aunque estos términos se intercambian con frecuencia, el empaque se refiere al material que envuelve, contiene y protege los objetos durante su almacenamiento y transporte. El recipiente o envoltorio en el que se confina el producto para su exposición y venta al cliente final se conoce como envase. Cuando dos o más unidades iguales o distintas de artículos preenvasados están contenidas en este embalaje, se denomina múltiple o colectivo.

En general, la información de una etiqueta debe ser precisa y estar expresada de tal manera que no induzca a un error al comprador sobre las características del producto que adquiere. Además, debe estar escrita en español (aunque también puede estarlo en otros idiomas) y en un tamaño de letra lo suficientemente grande como para que se pueda leer a simple vista. Revise esta lista de verificación para entender qué debe incluir una etiqueta si se ajusta a esta NOM:

  • La descripción de los componentes puede aparecer en la superficie del artículo y debe incluir el nombre del producto, así como su contenido neto.
  • Para los artículos nacionales se deben especificar el nombre, denominación o razón social del fabricante o responsable y el domicilio fiscal; para los productos internacionales se deben detallar el nombre, denominación o razón social del importador y el domicilio fiscal. Asimismo, debe incluir una leyenda que indique el país de origen del producto, introducido por alguna de las siguientes expresiones "Producto de", "Hecho en", "Manufacturado en". 
  • El envase debe tener, por lo menos, dos etiquetas de seguridad para garantizar la calidad y originalidad del producto.
  • Si es el caso, el artículo debe contener advertencias de riesgo, representadas por leyendas, imágenes o símbolos de precaución.
  • Si la manipulación o la conservación del producto requiere indicaciones particulares, debe proporcionar el manual o las instrucciones de uso.
  • Debe incluir el término "fecha de consumo preferente", el cual se refiere a cuando un producto se encuentra en buen estado para su consumo.

Finalmente, es importante señalar que las disposiciones de esta NOM se encuentran en concordancia con las normas internacionales que regulan esta materia comercial, asegurando que cualquier producto fabricado en México o en el extranjero cumpla con una norma común y proteja los mismos intereses del usuario final.


NOM, un bien necesario y omnipresente

Siempre se tiene una cosa en mente cuando se compra un producto o se paga por un servicio: que sea de buena calidad y que cada peso que se gaste valga la pena. Esto es posible, entre otras cosas, en un mundo globalizado y en un país competitivo, gracias a las Normas Oficiales Mexicanas (NOM), que tienen la crucial labor de regular los estándares o procedimientos de producción de casi todo lo que se encuentra en la vida cotidiana.

Las especificaciones, rasgos, lineamientos, características o estándares de bienes, procesos, instalaciones, sistemas, actividades, servicios, técnicas de producción u operaciones son establecidas por las Normas Oficiales Mexicanas (NOM). Deben ser observadas por las empresas mientras prestan un servicio o venden un producto con un solo objetivo: mantener la seguridad de las personas.

El Gobierno Federal las estableció con tres propósitos: el primero, proteger los bienes naturales de México; el segundo, proteger las vías generales de comunicación como las carreteras y las telecomunicaciones; y el tercero, garantizar que casi todo lo que las rodea sea de suficiente calidad y seguridad para que las personas no sufran un accidente y que se cuente con la información necesaria sobre los productos para una mejor decisión de compra.

Basta con solo echar un vistazo alrededor para ver la importancia de las NOM. Si se encuentra en casa, por ejemplo, se puede ver que hay un sistema eléctrico que suministra energía a todo el complejo y que está construido con requisitos de alta calidad para evitar cortocircuitos y controlar el voltaje. Por ello, el riesgo de recibir una descarga que dañe los aparatos eléctricos es muy reducido.

Las Normas Oficiales Mexicanas (NOM) tienen una vigencia de cinco años y aseguran la calidad de todos los productos y servicios que los usuarios consumen diariamente. Además, deben ser producidas y consideradas por los Comités Consultivos Nacionales de Normalización (CCNN), que son grupos que trabajan en nueve secretarías y que agrupan a las instituciones que dependen de ellas.

Estos comités están conformados por funcionarios gubernamentales, académicos y especialistas en el tema. Del mismo modo, se incluyen proveedores de servicios, instituciones de investigación científica y comerciantes. Las Normas Oficiales Mexicanas son preparadas y emitidas por 16 entidades de normalización.

Actualmente existen 736 normas vigentes que buscan garantizar la seguridad, la calidad y el excelente servicio de todos los artículos y servicios que se utilizan diariamente.